Este video demuestra lo malo que puede llegar a ser juntar litros y litros de alcohol con unos amigos cabroncetes con una cámara de fotos.