“He venío siempre con ciento y pico de vena en arcó”