Por el día de la Madre, en los interiores del penal de la Lurigancho armo una gran fiesta, con bebidas alcohólicas, drogas, grupos de cumbia, etc, donde los reos e invitados salieron cayéndose de borrachos y todo esto delante de los efectivos policiales, que lo único que atinaban era a mirar.