Un programa de comedia estadounidense demuestra que con un escenario de cartón, un presupuesto de 2 dólares y una historia estúpida, pueden igualar a las JOYAS televisivas de Latinoamérica.