recordando otro hermoso tango en la maravillosa voz de Alberto Marino con el acompañamiento de Anibal Troilo… Letra: Enrique Lary Música: Erma Suárez La Boca… Callejón… Vuelta de Rocha… Bodegón… Genaro y su acordeón… Canzoneta, gris de ausencia, cruel malón de penas viejas escondidas en las sombras del figón. Dolor de vida… ¡Oh mamma mia!… Tengo blanca la cabeza, y yo siempre en esta mesa aferrado a la tibieza del alcohol. Oh … Oh … Oh … Oh… Cuando escucho “Oh sole mio” “Senza mamma e senza amore”, siento un frío aquì en el cuore, que me llena de ansiedad… Será el alma de mi mamma, que dejé cuando era un niño. ¡Llora, llora, Oh sole mìo; yo también quiero llorar! La Boca… Callejón… Vuelta de Rocha… Ya se van Genaro y su acordeón… ¡De mi ropa, qué me importa si se mancha con las copas que derramo en mi frenético temblor! Soñé Tarento con cien regresos, pero sigo aquí, en la Boca, donde lloro mis congojas con el alma triste, rota, sin perdón Cuando escucho “Oh sole mio” “Senza mamma e senza amore”, siento un frío aquì en el cuore, que me llena de ansiedad… Será el alma de mi mamma, que dejé cuando era un niño. ¡Llora, llora, Oh sole mìo; Oh sole… Oh sole mìo yo también quiero llorar!