Andrés Iniesta, el autor del gol que vale un Mundial, se formó en las categorías inferiores del FC Barcelona, a las que llegó cuando sólo tenía 12 años. Ahora, se ha consolidado como uno de los mejores futbolistas del planeta, capaz de resolver las finales más exigentes.