Un viejito que andaba por las calles de Mexicali, agresivamente me enseño a pronunciar la letra P