Cal Weaver (Steve Carell) de cuarenta y tantos años y conservador, está viviendo su sueño: buen trabajo, casa bonita, buenos hijos y un matrimonio con su amor de secundaria. Pero cuando Cal se entera de que su esposa, Emily (Julianne Moore), le ha sido infiel y quiere el divorcio, su vida “perfecta” se deshace rápidamente. Y peor, en su vida de soltero, Cal, quien no ha salido con chicas en decadas, se ve como el arquetipo del rudo. Ahora, gastándose sus noches libres, enfadándose solo en un bar local, Cal es protegido por un apuesto y de treinta y tantos, jugador, Jacob Palmer (Ryan Gosling).