“Uno puede tener aliento alcohólico y no anda uno tomado; uno puede traer la cola apestosa y no anda uno zurrado”: Comandante S. Varela Avilés, policía de Naucalpan, Estado de México