Es simplemente un ¡Vamos! a la Celeste, a la selección uruguaya de fútbol. Y quiere ser un ¡Vamos! fuerte, mismo como remontando cometas, con las mismas ganas de reír y abrazarse acariciando sueños. Música: Cuando juega Uruguay, por Jaime Roos. *Especialmente dedicado a cuantos andando por el mundo podemos así en sueños abrazarnos bajo el cielo celeste y el tibio solcito de nuestra tierra. *Hermosas fotos las de estos días, la gente que se abraza en los bares, que abraza hasta las sillas, como Muslera quiso abrazar al palo. Aquí y allá caras pintadas, la murga que redobla, el tambor que repica. Y tiemblan los adoquines porque pasa la Celeste. El abrazo es una ola, sonríe el sol, allá arriba en un cielo muy celeste; el grito de alegría retumba en todo el Uruguay y otra vez en los lugares más impensables. Los uruguayos salen a las Avenidas 18 de Julio, esas inventadas en todos lados; salen de a cuatro, de a cien, de a miles gritando: ¡Gracias Celeste, gracias por tanta alegría, gracias por tanta hermosura! ¡Uruguay, que no ni no! No sé si Uruguay llegará a la final, pero sé que van a hacer todo lo posible, que van a seguir creyendo que es posible, y sé de las atajadas y de los goles hechos, y sé de los millones de miradas radiantes, y sé de sonrisas y abrazos interminables, y sé de millones de corazones niños acariciando sus regalos, y ése es el gran regalo. Gracias, Celeste, gracias. Héctor 3 de Julio de 2010 PS Y no te pido pero lo sueño, ¿Y si el grito de los nadie se