pa el pinche envidioso que no lo quiere pasar